lunes, 30 de marzo de 2009

SES TORRES D´EN LLUC (Norte de Ibiza)

Ibiza es una isla llena de recovecos y misterios, entre es Cap Nunó o de Nunio con sus pinturas rupestres de esquemáticas naves a remos que marcan la primera crónica humana de la historia ibicenca (seguramente pintadas por los habitantes que llegaran a la Isla de las costas peninsulares) y Sa Punta Grosa en Sa Cala de Sant Vicent tenemos la repisa humana d´es Amunt donde se conservan los más vetustos olores de la Ibiza remota.

A partir de Cap Nunó la costa es abrupta y cortada por altos acantilados que bordean el circo de Corona o Jardín de los Almendros, floreciendo con la entrada del año y explotando su corta blancura al entrar Febrero. Curona vierte ligeramente al mar por los acantilados de Sa peña Esbarrada, frente a las islas Margaritas y por donde un camino tortuoso y de vértigo te permite acceder a una estrecha franja de tierra, rica en agua que aflora de las rocas chorreando al mar y donde se cultivaban en pequeñas feixas las exquisitas y famosas patatas ibicencas, se ven restos de viviendas muy viejas, casi colgadas entre el mar y los altos.

Si seguimos la costa sobrepasando las islas Margaritas, Ses Balandres y Cala Sardina llegaremos a Sa Punta de ses Torretes y a su vuelta la pequeña Cala de Devall de s´Ais, bajo el acantilado de los citados ayes que según la tradición daban los moros despeñados por los cristianos o vete a saber quienes despeñaban a quien.

Sobre los s´Ais una pequeña franja te lleva a los acantilados contarios donde se contempla Cala Aubarca, esta franja istmo es el comienzo de una pequeña península que penetra acabando en los cabos d´es Mussons y d´Aubarca et donde algunos ignotos seres construyeron una fortificación conocida como Ses Torres den Lluc, una torre ovalada seguida de una muralla de dos metros de ancho reforzada por una torre semicircular saliente, la muralla se pierde pero intuyo que debió cerrar el istmo.

Este terreno está coronado por la cota 401 de Es Camp Vell que separa Santa Inés de Corona y San Mateo d´Aubarca, el Pla d´Aubarca está plantado de viñas entre almendros, higueras y algarrobos, muy buen vino da esta tierra. Es Camp Vell está perfectamente definido en su nombre, Campo Viejo, sobre Ses Casetes que precisamente nos encontramos en medio del camino a Ses Torres den Lluc desde Ubarca y por donde se pueden ver restos de viviendas circulares muy remotas, de ahí Ses Casetes, casitas.

El camino que va subiendo es ancho, adaptado para carros, pasadas Ses Casetes después de unas revueltas enfilamos una recta ligeramente ascendente con una pared larga a la izquierda muy antigua, hay trozos de la calzada curiosamente empedrados con pequeños cantos rodados que me llaman la atención por su finura.

Llegamos a unas altas paredes donde se bifurca el camino, hay un pozo en el alto y las paredes son impresionantes. Tomamos el camino de la derecha y subimos hasta recorrer poco más de medio kilómetro que acaba el camino de carros en una pequeña explanada. A la izquierda de la explanada sale una senda que nos lleva bajo la cara Norte d´es Camp Vell, el camino está bien definido siguiendo las curvas de nivel durante poco más de un kilómetro, para bajar y subir hasta los s´Ais y Las Torres den Lluc con la vista impresionante de Sa Punta de Ses Torretes, si dejamos el camino saltando tres rocas podemos tomar impunemente la torre ovalada y extremo occidental de la fortificación pero si seguimos la senda ya medio perdida veremos una entrada muy cuidada en sus tiempos y perfectamente definida que nos permite acceder a la supuesta acrópolis de la fortaleza.

Solamente quedan los basamentos separando y separándose las feixas que posteriormente hicieran los payeses aprovechando ruinas y piedras, en Ibiza la piedra es clave y arte pero la vieja muralla y torres originales marcan perfectamente la diferencia, resplandece su pátina.

Tengo entendido que se hizo una excavación en el torreón ovalado cuyo suelo vaciaron sin encontrar ningún resto humano, ni divino et ni tan siquiera un fragmento de cerámica y allí quedó el inicio de una investigación cuyas memorias descansarán en paz, digo yo, en las oficinas de la necrópolis d´es Puig d´es Mulins.

Es muy posible que las murallas definieran y defendieran su espacio naturalmente defendido por los acantilados, dentro de este castro se podían controlar rebaños más de cabras que de ovejas, buena miel que ya se cosechaba en estos pagos desde remotos tiempos, por Es Camp Vell hemos visto las colmenas primitivas, el enjambre vivía dentro de un tronco vacío asentado en tierra con piedras. Todo ello con el buen vino que dan estos pagos y los cereales de secano en las feixas para el pan humano y alimento para el ganado bien podrían sobrevivir con un mínimo comercio.

Qué gentes hicieron esta fortaleza y de quiénes se defendían... merecería una buena respuesta que esperamos darles próximamente pero seguro que ni eran moros ni tampoco cristianos. ¿Fueron celtas, lugones, bizantinos? seguro que todos pasaron por allí, pero quiénes fueron los primeros.

domingo, 29 de marzo de 2009

LA IGLESIA DE SAN VICENTE (Ibiza)

Cuenta la tradición de Sa Cala que una gran tempestad hizo embarrancar a un barco pirata inglés en Ses Formigues, parece ser que hubo un superviviente y un vecino que fue a socorrerle le envió a buscar comida a Es Caná o vaya usted a saber si no acabó el inglés en algún horno de cal que sería lo más probable, el caso es que el vecino se hizo rico llevándose a casa el tesoro del barco y la campana de popa, en agradecimiento a su suerte pagó el solar donde se construiría la nueva iglesia del barrio encargando a una fundición la campana que hoy vemos en la espadaña de San Vicente. Esto debió ocurrir al principio del siglo XIX.

Por aquellos tiempos las gentes de Sa Cala se tenían que desplazar a pie o en bestias hasta la iglesia de San Juan para asistir a misa. La nueva iglesia de San Vicente se empezó a levantar en 1827 y los más ancianos recuerdan por sus abuelos que entretanto se construía el templo venía todos los domingos y festivos el párroco de San Juan a decirles misa, de campaña pues la oficiaba debajo de un algarrobo. Para avisar a los fieles colgaron en lo alto del algarrobo la campana del barco pirata y los vecinos acudían al sacrificio de la misa trayendo, de paso, las piedras que se irían colocando en los muros del nuevo recinto sagrado.

La iglesia de San Vicente se terminó de construir en 1838 pero la campana que encargaron hacer está fechada en 1835 e impreso en el bronce leemos en la parte superior: SNTA MARÍA ORA PRO NOBIS y confirmaba que IBANAU PALLES ME FECIT, acabada en 1835. También se pueden ver en la campana una imagen de la Virgen con un niño colgado a su izquierda y en la parte contraria una imagen masculina con un libro en la mano izquierda que debe representar a San Vicente Ferrer, valenciano como lo sería seguramente el fundidor campanero.

La iglesia de San Vicente funcionó como una vicaría de la parroquia de San Juan hasta que en 1933 se convierte en parroquia.

domingo, 8 de marzo de 2009

CUATRO GATOS CLUB

Pues si, es como una religión, no importan ni izquierdas ni derechas, el nacionalismo es una resobadura que le ha salido a la piel de Toro. Para ellos la democracia está muy bien siempre que los principios inalienables de sus patrias correspondientes se mantengan tal cual su talcualez y eso recuerda historias olvidadas.

Cataluña es una nación de regiones nacionales, Euskadi una propiedad del PNV y Extremadura una finca privada del capitalismo… por ejemplo, que si nos ponemos a analizar peculiaridades podríamos sorprendernos aun más aunque ya quedan pocas sorpresas, va estando claro el paño.

El otro día a Bruselas entre diez mil y cuatro mil nacional nacionalistas llegaron de excursión: “Un bote, dos botes, español el que no bote” decían al trote aullando en bárbaro o sea en inglés. Que odio más odioso y que absurdo más asqueroso, espero que la Generalitat no les pagara la juerga como Don Claudillo, autobús y bocadillo… aunque vaya usted a saber si alguna dieta mamada de la gran teta no habría caído, en ‘sa buchaca’…

Esta religión cataláunica y tan europédica estuvo apoyada en la movida por los estados de Venecia, corsos, sardos, irlandeses del Norte sección reconstituida, flamencos no andaluces (los de Coto de Doña Ana son inocentes), ikurriñas ibéricas, céltico lapones, algún gallego extraviado y dicen las malas lenguas que a tres ibicencos vileros se les vio por la Gran Place tomando cañas.


Y es que esto del nacional cojonismo debe ser un gran negocio y cunde mucho, se buscan en la historia un motivo de resentimiento y a resentir, menos mal que no se han ido demasiado atrás en la peronia pues podrían haber decidido resucitar la patria pre neandertalense con lenguaje gutural facción australopiteca, así hubieran quedado más monos y habría habido más ‘dali que ti pegu señoritu’. Es que les va la marcha y la escarcha solitaria.

miércoles, 4 de marzo de 2009

MALOS ROLLOS EN DALT VILA

La guerra del nuevo pavimento en Dalt Vila es como un sueño que ya he vivido, es la eterna historia de los conceptos éticos, estéticos y normalizantes.

En mi otra vida de extremeño luché contra lo mismo en Trujillo cuando quitaron los primeros gorrones o rollos (codols) de sus históricas calles por una capa de cemento base y aunque repusieron los mismos rollos, bien colocaditos y ligeramente cementados ya nunca más fue lo mismo porque la tierra dejó de transpirar, las noches de verano convirtieron su antiguo frescor en el bochorno que hoy se respira.

Actualmente en Trujillo se han reemplazado los gorrones por adoquines de granito, al menos no se ve el cemento pero se acabaron las tertulias a la fresca. En Dalt Vila no comprendo cómo los grupos ecologistas que teóricamente son votantes y tal vez colegas del gobierno municipal actual (deberían conocer el proyecto) no empezaron su protesta a tiempo.

La explicación de Santiago Pizarro fue correcta y como el problema es simplemente el tipo de baldosas que se van a poner en las calles mejor el adoquín de granito pues efectivamente las piedras de Sa Cala son mortales y caminar por las callejuelas de la ciudad monumental podría ser una aventura trágica para más de un visitante. De todas maneras barrunto que el problema es otro.

Si es cuestión de tipismo habría de volver a las miserias antiguas, cerdos por las calles y ¡agua va! Tal vez y como las murallas renacentistas no permiten contemplar a las históricas árabes habría que quitarlas y rehacer las viejas… Cambiar las luces públicas por antorchas y para hacer pis a los acantilados… Hay muchos intereses creados y todos suelen ser a costa del pagano.

Lo cierto es que en estos momentos parar las obras y replantearse la restauración sería catastrófico, caro, sin tener en cuenta a toda una ciudad empantanada porque los colegas encargados de la sensibilidad ancestral no tragan o no se enteraron a tiempo. Son poco efectivos estos grupos que además están subvencionados por la Administración.

Las protestas en su momento y las acciones lo más rápidas posible que en esta vida las cosas caducan enseguida y algunos ecologistas no se dan cuenta que están ya mas que caducados o viven a destiempo.

lunes, 2 de marzo de 2009

La Jota del Candil en Ibiza

video

Ocurrió el 8 de septiembre del año 2008

Fue una mañana preciosa, celebrábamos los extremeños de Ibiza en San José de s´Atalaia a nuestra Patrona la Virgen de Guadalupe. La fiesta comenzó con una misa oficiada por el cura del lugar et animada por los coros jaraiceños del Rosario.

A la salida de misa y en la plaza de la Iglesia las dos tribus danzaron según sus rituales para terminar en fusión luminosa. La Casa de Extremadura en Ibiza nos convidó con cecinas extremeñas (tasajos), jamones y quesos que bien digerimos con los vinos de pitarra y el aguardiente de alambique que traía uno de Jarandilla en su bota.

El vídeo que véis es un montaje de Miguel Palau con fotos mías, la música de fondo es la Jota del Candil interpretada por el formidable grupo extremeño Perro Flauta en versión muy original.